Aprender a poner límites en tu vida y ganar en asertividad

04 Jun Aprender a poner límites en tu vida y ganar en asertividad

Seguro que en más de una ocasión te has enfadado y te has sentido frustrada porque no has sido capaz de decir NO a alguien o a algo. Por eso es importante aprender a poner límites.

En otras esperas que la otra persona adivine lo que necesitas. Te has sentido dolida cuando alguien no se ha ofrecido a echarte una mano, o cuando has pedido un favor y te han dicho que no. Incluso has sentido vergüenza si te has dado cuenta que has pagado por algo que no te han dado tal y como habías pedido.

Hay numerosas escenas cotidianas en las que nuestra asertividad se pone a prueba. ¿Y qué significa ser asertivo? Es algo tan sencillo y a la vez tan complicado como: tener la capacidad de expresar sentimientos, opiniones e ideas de manera libre, clara y sencilla.

Comunicarlo de la manera correcta, en el momento oportuno y a la persona indicada. Es respetarse y respetar  a los demás. Es tener la capacidad de aprender a poner límites, decir NO  y respetar el NO de los otros.

Se trata de una habilidad a la hora de comunicarnos y relacionarnos con los demás que podemos aprender a desarrollar y que nos ayuda en nuestro día a día.

Habitualmente nos comunicamos desde la pasividad o desde la agresividad. Esperamos que sean los otros los que adivinen nuestras necesidades y sentimientos. Y nos tomamos muy a pecho cuando alguien se niega a una de nuestras peticiones. Por no decir que nos sentimos obligados a acceder a las peticiones de los demás por el miedo al “qué dirán”

La asertividad se desarrolla aplicándola. Por eso es importante que para aprender a poner límites tengas en cuenta que:

Los demás no tienen porqué saber cómo te sientes.

Si hay algo que te ha dolido, si tienes miedos o dudas, lo mejor será que lo expreses a tus personas de confianza. Que le indiques a quien te hizo daño cómo te has sentido, sin llegar a echar en cara su reacción, simplemente hablándole de tus sentimientos.

Comienza a poner límites.

Si no puedes acceder a las peticiones de los demás, comienza a decir NO. Posiblemente no puedas acercar a tu amigo al aeropuerto, o no te apetezca cenar con alguien… Un NO a tiempo es una victoria en tus límites.

Pide aquello que necesites.

Sin dar por sentado que tu interlocutor tiene que saberlo.

No te justifiques.

En muchas ocasiones tendemos a dar demasiadas explicaciones o a buscar una mentira  piadosa. Sé honesto contigo y con los demás.

No te avergüences de tus logros.

Tienes derecho a tener éxito y triunfar. No eches por tierra tu trabajo y tus capacidades.

Paga por aquello que adquiriste.

Olvídate de la vergüenza y sé capaz de reclamar aquello por lo que pagaste. Si eres capaz de expresarlo desde el respeto, evitarás el enfado contigo mismo y con los demás.

Nunca olvides que tienes derecho a:

1. Tener y expresar los propios sentimientos y opiniones.

2. Decir NO sin sentirte culpable.

3. Pedir lo que se quiere y aceptar un No del interlocutor.

4. Cambiar de decisión u opinión.

5. Permitirte cometer errores.

6. Obtener aquello por lo que se ha pagado.

7. Ser independiente.

8. Tener éxito.

9. Decidir qué hacer con las propiedades, cuerpo y tiempo siempre que no se violen los derechos de otras personas.

10. Pedir información y ser informado

 

Ahora ha llegado el momento de reconocer cómo te comunicas con los demás, qué derechos no pones en práctica y comenzar a aplicarlos. Aprender a poner límites te ayudará a mejorar tu seguridad, autoestima y a mantener mejores relaciones con los demás.

 

2 Comentarios
  • Marcela Ortiz
    Escrito a las 23:29h, 07 junio

    Hola Cristina estoy empezando a leer tus Post ,este es el primero . sé k me pueden ayudar y quiero k me ayuden a superar, comprender muchas cosas k hay en mi este post me viene muy bien y trataré de seguir tus consejos.gracias.

  • Cristina Soria
    Escrito a las 19:34h, 08 junio

    Muchas gracias por tu confianza Marcela. Espero que te puedan ayudar. Un saludo

Escribir un comentario

Pin It on Pinterest

Shares