mi hijo no quiere ir al cole

05 Sep Mi hijo no quiere ir al cole y no sé qué hacer

Seguro que la imagen de un niño llorando a la entrada del colegio, sin querer soltarse de sus padres y ellos con el corazón encogido os resulta familiar, bien porque lo habéis vivido en primera persona o porque habéis sido testigos de esa escena que tanta lástima nos da.

Cuando comienza el curso escolar es habitual escuchar a algunos padres comentar: “Mi hijo no quiere ir al cole”. Y es que empezar por primera vez el cole o volver a clase después de las vacaciones supone un cambio. Al igual que a nosotros se nos hace cuesta arriba volver al trabajo, nuestros pequeños sufren del síntoma post-vacacional, y en algunos casos sienten un enorme miedo ante esta nueva etapa.

En principio no hay que alarmarse y encuadrarlo dentro de la normalidad, pero es importante que seáis conscientes de porqué vuestro hijo no quiere ir al colegio. Puede ser porque sale por primera vez de casa o deja a su hermano recién nacido y es a él a quien le toca comenzar con las obligaciones. Observa si se debe al esfuerzo que le cuesta cambiar de rutinas, o porque en el centro escolar sufre el acoso de algún compañero. Según la razón habrá que actuar de una manera u otra, hablar con el centro escolar si es necesario, con el profesor y trabajar de manera paralela con expertos en los casos más extremos.

En la mayoría de las ocasiones las razones no son graves, sienten un miedo irracional que produce en ellos una auténtica angustia, tanto que es frecuente que les duela la cabeza, el estómago, que les cueste conciliar el sueño…¿Qué podemos hacer nosotros como padres?

Mejorar nuestra comunicación con ellos

Que tengan la tranquilidad y la facilidad de expresar lo que sienten, sabiendo que les escuchamos y que no menospreciamos sus emociones.

Cuidar nuestro lenguaje

Muchas veces no nos damos cuenta que nuestros hijos son como esponjas y copian lo que decimos. Si a menudo nos quejamos de la vuelta al cole, de lo que nos cuesta volver a la rutina y a las obligaciones y nos quejamos, ellos verán este regreso como algo negativo.

Tener paciencia con ellos

Si a nosotros nos cuesta volver a los horarios habituales a ellos igual. Dejadles que se vayan adaptando poco a poco. Empatizar con lo que sienten, ponernos en su piel, recordar cómo lo pasábamos cuando teníamos su edad, para poder entender ciertas actitudes, aunque no por ello aprobarlas.

Hablar con los profesores

Así podrán estar al tanto de la situación y ayudarnos en lo que necesitemos. Además serán el espejo de lo que ocurra en clase y seguro que nos transmiten la calma que necesitamos.

Hacerles protagonistas de su nueva etapa

Hacerles responsables de sus cosas, que elijan el material que quieren usar durante el curso les hará sentirse más implicados.

Crear rutinas y compartirlas con las nuestras

De esta manera les daremos seguridad, iremos introduciendo nuevos hábitos y verán que hacen lo mismo que sus padres antes de marcharse al trabajo.

Participar en la vida del colegio

Que nos vean implicados y que formamos parte de ellos también

Apuntarles a actividades extraescolares que les gusten y motiven

Así tendrán una excusa para esperar ese momento en el que se divierten y hacen lo que quieren.

 

Seguro que los primeros días os parece imposible. Pero poco a poco las lágrimas irán dando paso a las ganas de ver a sus compañeros y vivir nuevas aventuras.

Sin comentarios

Escribir un comentario

Pin It on Pinterest

Shares