como superar la perdida de un ser querido

19 Feb Cómo superar la pérdida de un ser querido

La pérdida de un ser querido es un cambio que supone decir adiós para siempre al que se va. Da igual que sea tras una larga enfermedad o de forma repentina, en cualquiera de los casos te produce dolor.

Una tristeza inmensa  se hace contigo y en muchas ocasiones no te deja seguir adelante. También te invade un profundo miedo, porque a partir de ese momento tienes que seguir andando sin esa compañía y te planteas cómo superar la pérdida de esa persona.

Es importante saber que el primer año de este duelo será el más duro y durante estos meses tendrás que pasar por diferentes etapas que te lleven hasta aceptar que la persona que se fue no volverá, pero que siempre te quedarán los recuerdos de los momentos  que vivisteis juntos.

Este trayecto lo podemos comparar con una herida. Lleva un tiempo que se cicatrice, pero en el momento en el que la costra se caiga, cuando veas la cicatriz te acordarás de lo que ocurrió, pero ya no sangrará y no te dolerá.

No es fácil aconsejar a alguien que ha perdido a un ser querido y muchas veces tendemos a frenarle en su llanto y a darle consejos que pueden quedar vacíos. Pero sin duda hay una serie de pautas que es bueno que tengas en cuenta:

Reconoce la etapa de duelo en la que te encuentras

o    Estado de shock. Te paralizas ante la noticia de la pérdida de un ser querido. No lo podemos creer.

o   Negación. No aceptas lo que te está pasando. Piensas que es una pesadilla y que en cualquier momento te vas a despertar y todo estará igual.

o   Cólera. Te enfadas por lo que está pasando, él o ella no se lo merece y tú tampoco.

o   Intentas volver a la situación de antes  y cuando te des cuenta que no es posible comenzarás con un estado de angustia y de ansiedad.

o   Tristeza profunda que te llevará a una depresión. Es normal sientes que has fracasado en tu lucha porque todo esté igual que antes. Paso importante para llegar al siguiente y el último de la etapa que es la asimilación.

o   Te darás cuenta que no puedes cambiar las cosas y que negarte a seguir adelante te hace daño. Acepta lo que te toca vivir, quédate con el recuerdo de los mejores momentos.

Vive cada una de estas etapas

No trates de darles la espalda y de fingir que no existen. Todas y cada una de ellas son importantes

No tapes el dolor

Si esto te lleva a llorar, hazlo, porque toda pérdida conlleva las lágrimas, querer frenarlas te hará más daño.

Confía en ti

Posiblemente al principio sientas que no puedes superarlo. Apóyate en quien necesites y confía en ti para continuar hacia delante.

Agradece las cosas buenas que te siguen ocurriendo

Porque en estos momentos de dolor posiblemente te encuentres con personas que te ayuden, acompañen y te den sus muestras de cariño.

Comparte

En muchos casos compartir tu experiencia con personas que pasan por lo mismo, te ayuda a verbalizar, a escucharte y a poner todo en orden poco a poco.

Sé condescendiente contigo mismo

No te exijas aquello que no puedas darte y pide la ayuda que necesites. Bien de personas conocidas y desconocidas. Hablar con un profesional te puede ayudar.

No paralices tu vida

Porque la vida continúa. Piensa cómo le gustaría verte a la persona que se marchó. Buscar actividades que te distraigan te ayudará a centrar tu atención en otro lugar.

Y sobre todo y aunque parezca una frase hecha, el tiempo irá colocando absolutamente todo en su sitio.

 

Sin comentarios

Escribir un comentario

Pin It on Pinterest

Shares